materias
 colecciones
 revistas
 autores/as
 destacados
 catálogo
 
 ebooks
Ecología Política
Mientras tanto
Quaderns de la Mediterrània
Libros Libres

 

 

 

 


La medicalización del hambre

Imagen de  La medicalización del hambre Economía política de la alimentación en Europa 1918-1960

La medicalización del hambre


Economía política de la alimentación en Europa 1918-1960
Josep L. Barona


Antrazyt, 410
Economía
Historia
Política
ISBN: 9788498885828
Año Publicación: 2014
páginas: 318
PVP: 22 €
Índice
Bookmark and Share

Durante la primera mitad del siglo XX, el hambre alcanzó relevancia política, social y científica. La ciencia experimental desveló la función de los nutrientes y la exploración clínica delimitó las categorías de la malnutrición. La crisis provocada por la Gran Guerra, los conflictos internacionales, la reorganización del mapa colonial, el desplome bursátil de 1929 y la gran recesión de los años treinta convirtieron la alimentación en cuestión de Estado y en un factor de estabilidad política internacional. La investigación científica fue de la mano de las políticas agrícolas y de la salud pública, impulsó la industrialización y una nueva cultura dietética. El hambre, tradicional regulador de la población, junto con la guerra, la crisis económica, la catástrofe natural, la pobreza y la epidemia, generó un nuevo contexto de acción política y económica a escala internacional para vencerla.

La crisis actual desvela en Europa —y especialmente en España— nuevas víctimas del hambre y la malnutrición que no aparecen en la agenda política. Son resultado del fracaso de la economía política global para coordinar la producción de alimentos, el comercio, los precios de los productos alimenticios básicos y el consumo. La incapacidad del capitalismo como sistema mundial, y la escasa influencia de las iniciativas nacionales e internacionales, públicas y privadas, para logar el acceso universal a los alimentos —lo que requiere la combinación de tecnociencia, producción, regulación y política—, significa que el problema sigue hoy, perversamente, sin solución.




Noticias relacionadas