materias
 colecciones
 revistas
 autores/as
 destacados
 catálogo
 
 ebooks
Ecología Política
Mientras tanto
Quaderns de la Mediterrània
Libros Libres

 

 

 

 


El malentendido

Imagen de  El malentendido Cómo nos educan los medios de comunicación

El malentendido


Cómo nos educan los medios de comunicación
Margarita Rivière


Antrazyt, 190
Análisis contemporáneo
Comunicación y nuevas tecnologías
ISBN: 9788474266207
Año Publicación: 2003
páginas: 190
PVP: 13 €
Bookmark and Share
Prólogo de José Vidal-Beneyto

La Gran Utopía

La comunicación entre las personas es el punto central de la historia humana. El mundo, tal como nos lo muestran ahora los mediums, sobre todo el Gran Médium, vive en nuestro cerebro y tiende a apoderarse de él. Nadie lo reconoce, claro.
Es lógico: el Gran Medium encarna la Gran Utopía humana de la comunicación instantánea, sin tiempo, sin fronteras, sin espacio, en un lenguaje universal, sin límites. Ésa es su fascinación irresistible.
Pero la Utopía de la Comunicación está llena de silencios, como el de las mujeres, basados en malentendidos que afectan al contenido y la forma de la comunicación.
La guerra es la expresión máxima de la incomunicación a la que lleva la perseverante construcción del malentendido.

Los Malentendidos.

La Comunicación se ha constituido no sólo en el vector principal de las mayores actividades de la realidad, ´´comunicas luego existes´´, sino también en la ideología que domina nuestra contemporaneidad. Esta centralidad no deja por ello de adolecer de varias consecuencias perversas, que Rivière denuncia y cuya eliminación/superación son el propósito de su libro.
Una sobredosis de información que conduce al reduccionismo, la simplificación de los mensajes y a una pérdida de capacidad crítica.
Una comunicación homogénea y unidireccional, guiada por la exigencia mercantil, que es la que decide qué es lo que interesa y lo que no.
Un carácter mercantil de los medios que ha convertido al receptor de comunicación en un producto, una mercancía, con el consecuente proceso de oligopolización de las empresas que operan en el ramo. Y en algunos casos una falsificación y desinformación deliberada de la información con objetivos políticos.

El gran malentendido: los medios no informan, educan.

Los medios de comunicación, en su sentido más amplio, influyen directamente en nuestras vidas. Y según Rivière éste es el gran malentendido, puesto que ya no informan, sino que educan.
Ésa es su misión: la educación permanente de las personas, mediante la creación de preferencias, de valores, de hábitos culturales, de mitos y antimitos.
Los periodistas se han convertido, por tanto, en actores principales del proceso educativo. Y la existencia de una censura no sólo política, sino también económica, la que hay que llamar censura de mercado, refuerza la idea del carácter educativo de los medios.
Educación y censura es una pésima combinación. La novedad del tándem está en su proliferación, su constante presencia y la consideración de que todo esto es normal.

Los grandes interrogantes:

¿Son conscientes los periodistas de su responsabilidad como educadores, como mediadores, como seleccionadores de lo que la gente ha de conocer y lo que no y en nombre de qué intereses?
¿Son las jóvenes generaciones conscientes de ese carácter de producto en que han sido educadas?
¿Somos conscientes de que por primera vez en la historia son las corporaciones las que explican los cuentos a nuestros hijos?
¿Es consciente el público de que no ejerce su derecho a exigir una pluralidad y diversidad informativa?
¿Y cómo reducir el exceso de información?
¿Cómo aprender a consumir comunicación?

La reducción de los tres cometidos -informar, divertir, educar- asignados tradicionalmente a la tarea periodística y al mundo de la comunicación al sólo propósito de educar, no quiere decir que para Rivière los otros dos carezcan de importancia, sino que han de entenderse en función de esa meta esencial que los encardina que es la pedagogía popular y ciudadana.




Información Relacionada


Noticias relacionadas