materias
 colecciones
 revistas
 autores/as
 destacados
 catálogo
 
 ebooks
Ecología Política
Mientras tanto
Quaderns de la Mediterrània
Libros Libres

 

 

 

 


Medicamentos esenciales

Imagen de  Medicamentos esenciales Historia de un desafío

Medicamentos esenciales


Historia de un desafío
Fernando Antezana
Xavier Seuba



Milenrama, 28
Ciencia y tecnología
Cooperación
ISBN: 978-84-9888-022-9
Año Publicación: 2008
páginas: 68
PVP: 7 €
Bookmark and Share

Tras la sencilla descripción de los medicamentos esenciales como aquellos que satisfacen las necesidades sanitarias prioritarias de la población, se encuentra una de las revoluciones en salud más importantes de las últimas décadas. El concepto de medicamentos esenciales apela a las necesidades sanitarias reales y a la contención del costo de los medicamentos. Por ello, ha sido una noción polémica durante sus tres décadas de existencia. El Programa de Medicamentos Esenciales de la OMS, firme promotor del acceso a los medicamentos como un derecho humano, ha sido objeto de numerosos embates, el más reciente, motivado por la discusión acerca de la incidencia de las patentes sobre el acceso a los fármacos. Este libro es la primera síntesis histórica de los treinta años de medicamentos esenciales, un libro que reclama la vigencia del concepto e identifica los obstáculos actuales en el camino hacia el acceso a los medicamentos esenciales como un derecho humano efectivo.
Fernando Antezana doctor en Bioquímica y Ciencias Farmacéuticas, ha ocupado los más altos cargos en la Organización Mundial de la Salud, entre otros, el de Director General Adjunto de la organización. Tras su ejercicio como Ministro de Salud de la República de Bolivia, ejerció de presidente del Consejo Ejecutivo de la OMS.


Xavier Seuba es profesor de Derecho Internacional Público y Derecho Internacional Económico en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, especializado en la regulación internacional de los productos farmacéuticos. Ha trabajado para la OMS en cuestiones relacionadas con los medicamentos, y también para la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas de los Derechos Humanos.